Columna de RSE / Septiembre : Inteligencia social y la buena Reputación de la Marca país


Lo comenté en la cumbre empresarial más importante de Nicaragua en temas de la RSE, organizada por uniRSE.  El desafío más grande en la sociedad de hoy para comunicarse y construir confianza en la Marca País: el 53% de la población mundial reconoce que no escucha regularmente a personas u organizaciones con las que no está de acuerdo. Esta nueva realidad desafiante y autista es, en gran medida, obra del más genial y adictivo consultor comunicacional de hoy: el “algoritmo”.  Comprenderlo y construir alianzas público privadas gerenciadas por líderes responsables pueden hacer la diferencia.

 

Los “algoritmos” gestionan un ejército de información que procesa y que alinea con nuestros propios intereses, el algoritmo se nutre de data alojada en millones de servidores para ofrecernos una experiencia de navegación “inteligente” que impacta de forma diferente la información que nos llega de un país, sus habitantes y las empresas que allí cohabitan. Son los algoritmos los que predicen el comportamiento de cada ciudadano usuario, los que influyen en los motores de búsqueda, y diseñan nuestra ruta de navegación antes de que pisemos el botón “buscar nicaragua” en internet. Cada vez más, son los algoritmos los que eligen lo que “nos gusta” y los que evitan el encuentro con aquello que es diferente e inesperado. De esta manera, cercenan nuestra posibilidad de construir un criterio amplio, propio e incluyente que tome en cuenta diversos puntos de vista y nos permita fijar posiciones responsables, suficientemente informadas. Si todos creemos que pensamos igual, corremos el riesgo de equivocarnos en las mismas cosas.  Construir la buena reputación de una “marca país” va a depender de nuestra capacidad para generar contenidos que escuchen de forma activa, con inteligencia social, propuestas alineadas que integren las expectativas sociales. Actuaciones coherentes y consistentes con los atributos que un país su empresa privada y pública quiere resaltar para acercar inversiones y generar bienestar social para todos.

 

La investigación del Trust Barometer de Edelman 2017, presentado en Davos en el Foro Económico Mundial, cuantifica la implicación de esta nueva ingeniería social gestionada por el algoritmo: el 52% de los entrevistados reconoce que nunca, o muy pocas veces, cambia su opinión con respecto a los problemas sociales importantes, lo que deja una elasticidad en el mercado de la opinión publica menor al 50% para generar renovadas reflexiones que abran espacios para escuchar a otros que piensan diferente.

 

Es grande el reto para construir confianza y reputación frente al cambio de época que enfrentamos y esta inflexible realidad nos lleva a todos los estudiosos de la comunicación a sostener que las mismas herramientas que facilitan el hallazgo de nuevos contenidos, son las que pueden limitar el acceso a otro tipo de información.  De allí lo fundamental de una alianza entre el sector privado y público, repleto de contenidos y propósito común, pero sobre todo hacerlo en espacios para el dialogo institucional como el que uniRSE nos ofrece. Creo que aqui se podría valorar como muy buen inicio la idea de acciones comúnes del sector empresarial y del sector público, como se lo han propuesto de ambos lados en este importante Foro,  siempre con la idea de tener una Nicaragua más fuerte en un diálogo  constructivo.

 

Gestionar estratégicamente esta realidad crea un espacio de información incluyente donde nadie tiene el monopolio de la razón, ni la exclusividad de la mentira.

 

(*), Académico y Consultor internacional en Estrategia y Comunicación.

Autor de numerosas publicaciones en Iberoamérica. @ipizzolante; Conferencista internacional en el XIII Foro Nacional de RSE 30 de agosto 2017



Más Noticias Nacionales


Agenda

Comunicación

La Columna de la RSE

Suscribete a nuestro boletín

Programa de TV

Facebook